China mueve ficha en el ajedrez latinoamericano

JUAN TURANZA

 

Duraderas son ya las relaciones económicas y comerciales entre China y los países latinoamericanos y del Caribe. Según la CEPAL (Comisión Económica para America Latina y el Caribe) el comercio de bienes entre ambas regiones se ha multiplicado por 22 en desde el año 2000 al año 2013. En estos trece años este aumento ha significado un flujo comercial que asciende de los 12.000 a los 275.000 millones de dólares.

Los datos salen a la luz a raíz del primer foro ministerial entre China y los 33 países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que se celebra desde ayer en Beijing. En su discurso de innauguración  el presidente chino, Xi Jinping, estableció el objetivo de invertir en la región hasta 250.000 millones de dólares en la próxima década. Esta cifra supondría un aumento del 150% anual de las actuales inversiones que rondan los 10.000$.  China, con sólo un 7% de su suelo apto para el cultivo debe alimentar al 22% de la población mundial, por ello, las importaciones alimentarias es una necesidad básica para su equilibrio.


El afianzamiento de China con las potencias latinoamericanas coincide con el giro político que han dado las relaciones entre Cuba y EEUU. 460722926

En octubre de 1960 el presidente de EE UU Dwight D. Eisenhower aprobó un embargo parcial a las exportaciones estadounidenses a Cuba con la excepción de alimentos, medicinas y suministros médicos. Una restricción aumentada dos años más tarde por el presidente Kennedy.

A pesar del embargo, según el Censo de EE UU, en la última década EE UU ha exportado a Cuba alimentos y otros pocos bienes autorizados por más de 4.000 millones de dólares. Por su parte, desde que Barack Obama decretara la primera flexibilización en los viajes a Cuba en 2009, el incremento de viajeros ha sido constante, hasta llegar a unos 400.000 al año.

Justamente ayer, paralelamente al inicio de la cumbre Chino-latinoamericana, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunciaba que la subsecretaria de Estado, Roberta Jacobson, visitará la capital cubana el 21 de enero. La finalidad de esta visita reside en la reapertura de la embajada estadounidense en La Habana y su homóloga en Washington.

El mapa geopolítico en Latinoamérica empieza así a perfilar su futuro y a posicionarse con las grandes potencias internacionales. EEUU y China se reparten el tablero latinoamericanl colocando peones de diplomacia como avanzadilla de las fichas económicas. Queda por ver qué papel juega la tercera potencia en discordia, Rusia, cuando su influencia en países como Cuba o Venezuela empieza a verse gravemente mermada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *