“Viven y mueren por su libertad”

JUAN TURANZA

El pasado mes de diciembre el Consejo de Seguridad de la ONU abordaba, por primera vez, la situación de los derechos humanos en Corea del Norte. Pese a la oposición de Rusia y China, varios países sacaron a la luz testimonios de víctimas del régimen. El propio secretario general adjunto de la ONU, Ivan Simonovic, llego a sentenciar que “pocas veces se ha traído una hoja de cargos tan amplia antes este Consejo”.

La embajadora estadounidense, Samantha Power, sacó a relucir el testimonio de Ahn Myong Chul, antiguo guardia de campos de prisión. En palabras de Power, las prisioneras son violadas constantemente. “En una ocasión en la que la rea quedó embarazada y dar a luz, responsables del centro cocinaron al bebé y se lo dieron de comer a los perros”, así lo testimoniaba Ahn Myong.

Según la ONU, cientos de miles de personas habrían muerto en esos campos el las últimas cinco décadas y se estima que entre 80 y 120 mil más permanecen en ellos.

La crueldad de las acciones llevadas a cabo por el gobierno de Pyongyang quedaron en evidencia ante los países miembros aunque desde hace años de conocen estas prácticas. Durante el One Young World  Summit celebrado en octubre en Berlín, pudimos poner cara a las víctimas de un sistema represivo carente de cualquier respeto por los derechos humanos. Con 21 años de edad, la activista Yeon-mi Park narra la cara oculta tras la idolatría a los “grandes líderes” del régimen comunista norcoreano. (https://m.youtube.com/watch?v=L17oBsA85v4.)

hqdefault

 

Desde de Kim Il-sung, fundador del país en 1948, llegara al poder, la familia Kim es idolatrada por la población norcoreana. Tras él, su hijo Kim Jong-il tomó las riendas del país desde 1994 y 2011 siendo sucedido por el actual gobernante Kim Jong-un. wpid-kim_il-sung.jpg

El sistema de gobierno norcoreano se establece como República monopartidista basada en la filosofía “juche”. Esta rama filosófica  resalta  la importancia de la autosuficiencia del país y coloca al hombre como dueño de su destino.

Si bien los primeros pasos para la investigación por parte de Naciones Unidas sobre crímenes en Corea del Norte se han dado, esta propuesta está condenada a no prosperar ya que China ha anunciado su veto a esta medida. El gigante asiático acapara el 67.2% del total de exportaciónes norcoreanas y proveé el 61.1% de sus importaciónes. Con esta fuerte alianza económica parece poco probable que el gobierno de Pekín cambie su postura ante la ONU.

La tensión internacional en la península aumentó estos años de forma considerable con incidentes como el hundimiento de la fragata Chenoan o el ataque norcoreano a la isla de Yeonpyeong, ambos en 2010. El lanzamiento de un cohete en 2012 y el ensayo nuclear del 12 de febrero de 2013 motivó la condena internacional así como la imposición de sanciones por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *