Los niños de la yihad

JUAN TURANZA

A principios de esta semana, el Estado Islámico, dentro de su ya consolidada campaña propagandística, hacía público un vídeo, a través de sus redes sociales, de un campamento militar para niños.

En la grabación, de nueve minutos de duración, unos 80 jóvenes de una edad entorno a los 10 años, forman en composición militar, uniforme de campaña y ataviados con una cinta que reza: ” Allahu Akbar” (Dios es grande), todo con las banderas del EI como telón de fondo. tmp_4877-Screenshot_2015-02-26-18-33-46-2088937375

Bajo el nombre “Entrenamiento militar de Al Farouq para Cubs” , nombre con el que designan a los jóvenes luchadores, el vídeo se desarrolla en la ciudad siria de Raqqa, bastión tradicional del grupo yihadista. Esta última publicación coincide con la apertura de dos escuelas del EI en esta localidad para “hijos de inmigrantes y europeos” de entre 6 y 14 años. Segregados por sexos, la escuela masculina recibe el nombre de Abu Musab al Zarqawi, líder de Al Qaida muerto en un ataque de la aviación americana en 2006 y por el que el gobierno de EEUU ofrecía una recompensa de 25 milones de $ por sus continuos ataques a tropas norteamericanas en Iraq. A pocos metros, se encuentra la escuela femenina Aisha, llamada así en honor a la mujer del profeta Muhamma con la que contrajo matrimonio siendo ella menor de edad.

No es la primera filmación en la que el Estado Islámico hace gala de sus jóvenes soldados. En noviembre de 2014, otra pieza audiovisual mostraba un grupo de niños de 12 años instruyéndose en el uso de armas, resistencia al dolor e incluso practicando decapitamientos con muñecas. El mes pasado, la cadena del EI, Al Hayat, hacía publica una grabación en la que un chico de 10 años ejecutaba de dos tiros en la cabeza a dos ciudadanos rusos acusados de espionaje.

tmp_4877-2015-02-26 18.25.1638118971
El informe publicado por Humans Right Watchs (HRW) en junio del 2014 bajo el nombre  “Maybe we live and maybe we die”, recoge los testimonios de 25 menores reclutados por distintos grupos yihadistas con el fin de participar en operaciones en Siria.  Facciones como el Ejército Libre Sirio o Jabaht al Nursa, han sido acusados internacionalmente de haber llevado a cabo estas prácticas de manera habitual.

Según HRW, las causas de la irrupción de menores en grupos yihadistas puede responder a diversos factores: en contraposición a la persecución que los niños han sufrido en sus localidades natales por parte de fuerzas del gobierno en sus campañas antiterroristas, el cierre o expulsión de sus escuelas por razones políticas o bien han accedido al escenario bélico de la mano de algún familiar o amigo. En la mayoría de las ocasiones, los jóvenes son reclutados en campos de refugiados o asentamientos próximos.

Alguno de estos menores que han dado testimonio, afirman que acudían de manera natural a sermones a favor de la guerra santa en mezquitas públicas y que posteriormente, se les trasladaba a edificios pertenecientes al Estado Islámico para recibir lecciones adiciones sobre religión y yihad. Cumplido este proceso de adoctrinamiento, los chicos son trasladados a campos de entrenamiento como el de Karf Hamra en la ciudad siria de Alepo donde reciben instrucción hasta los 16 años. Cumplida esta edad, ya están listos para el combate.

Estado Islámico, ofrece 100$ mensuales por cada niño inscrito en la yihad. Los testimonios de los menores que han sido entrenados en estos campamentos militares, han señalado que el líder encargado de la instrucción suele repetir orgulloso:”Mañana seréis líderes más poderosos y combatientes más fuertes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *