Cerco al Estado Islámico

JUAN TURANZA

Tras meses de dominio expansivo por parte del Estado Islámico en territorios de Iraq y Siria, las facciones armadas tanto regionales como internacionales han tomado la iniciativa en su contraofensiva al califato del terror.

El pasado miércoles, tropas del ejército iraquí junto a milicias chiíes han logrado posicionarse en zonas de la ciudad de Trikit, feudo del grupo yihadista desde junio de 2014. Siendo esa ciudad la cuna que vio nacer a Sadam Hussein, representa sin duda un lugar emblemático para los iraquíes por lo que la expulsión de milicianos del Estado Islámico de este territorio supone una fuente de optimismo para aquellos que luchan en contra de los islamistas radicales. Si bien la ofensiva se ha llevado a velocidad mayor de la que en un principio se esperaba, el avance se ha visto frenado por la presencia de multitud de artefactos explosivos improvisados (IEDs por sus siglas en inglés) a lo largo de toda la ciudad. IED_Driveby

Esta práctica, propia de la lucha de guerrillas, ha sido una constante en la lucha contra la yihad ya sea en Iraq, Siria o, anteriormente, en Afganistán. Las tropas de todos los países que han desplegado a sus soldados en esas zonas de operaciones han tenido que hacer frente a objetos que tras una apariencia inofensiva, escondían una carga explosiva dispuesta a detonar en el momento preciso.

Si la toma de Tikrit se concluye, Mosul se postula como la próxima ciudad para expulsar al grupo terrorista de sus calles. Bagdad_Tikrit Siendo esa una ciudad próxima a la frontera siria por el oeste y turca por el norte, ha sido el mayor refugio del EI tanto como centro neurálgico como puente de paso entre los tres países.

La ofensiva terrestre, coincide con los ataques aéreos llevados a cabo por la colación internacional, encabezada por EEUU. En las últimas 48 horas, 13 bombardeos han sacudido posiciones yihadistas en las ciudades iraquíes de Kirkuk y Faluya. Las operaciones aéreas se producen un día después del que el Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, solicitara al Congreso autorización formal para llevar a cabo una guerra abierta contra el Estado Islámico.

Con el avance de tropas iraquíes, kurdas y naciones internacionales el cerco al grupo terrorista se estrecha aunque aún parece lejano el día en el que la paz y la convivencia de religiones se establezcan de manera definitiva en la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *