La victoria de Netanyahu amenaza a Palestina

JUAN TURANZA

El pasado martes, Bemjamín Netanyahu ganó, de una manera mucho más holgada de lo que las encuestas vaticinaban, las elecciones generales israelíes. Tras llevar a cabo en tres días, un giro completo hacia la derecha más nacionalista, el partido Likud ha conseguido 30 de los 120 escaños que componen el parlamento.

1426661750_718772_1426676237_sumario_normal

En la víspera de los comicios, Netanyahu se aceleró a proclamar que no permitirá bajo ningún concepto la creación de un estado palestino ni la retirada de asentamientos judíos de Cisjordania. Con este abandono de la política centrista, el Likud ha conseguido arrancar votos de “Hogar Judío” e “Israel Beitune”, ambos partidarios de negar cualquier concesión a los palestinos.

Abás Zaki, miembro del Comité Central del partido palestino Al Fatah, ha declarado que la situación palestina-israelí entra en un momento crítico. En el mismo sentido, el negociador y dirigente la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Saeb Erekat, señala que “el resultado de las elecciones muestra el éxito de una campaña basada en los asentamientos, el racismo, el apartheid y la negación de derechos fundamentales a los palestinos”.

Lo que sí parece seguro, es que Palestina seguirá con su camino de llevar a Israel ante la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra. En el último conflicto palestino-israelí iniciado el 8 de julio del pasado años, 71 israelíes (65 de ellos soldados) perdieron la vida, frente a los 2143 palestinos fallecidos.

La comunidad internacional mantiene a toda la región en constante vigilancia ante la posibilidad de que la tensión en la zona pudiera dispararse de nuevo, más aún, tras el fracaso político de Netanyahu en su visita a la Casa Blanca, hasta ahora su mayor aliado, el pasado mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *