EL CRIMEN DE PERTENECER A LA “RELIGIÓN INCORRECTA”

JUAN TURANZA

El atentado del pasado de la Universidad de Garissa (Kenia), pasará a la historia como uno de los más atroces acontecidos en el continente africano. El pasado jueves, un comando de cinco hombres pertenecientes al grupo yihadista Al- Shabab acabó con la vida de 147 personas en la ciudad de mayoría musulmana de Garissa, a unos 367 kilómetros de la capital Nairobi. 

kenia atentado

Calificado internacionalmente como una filiad de Al-Qaida con base en Somalia, Al-Shabab aspira a introducir a las regiones del Cuerno de África en el califato proclamado por el autodenominado Estado Islámico. Para ello, el grupo terrorista no duda en masacrar a todas aquellas comunidades que procesen otra religió que no sea la musulmana, y más concretamente, la suní.

SOMALIA, LA DEBILIDAD DE UN ESTADO FALLIDO

Desde el derrocamiento del dictador Siad Barre en 1991, Somalia vivió dos décadas de desgobierno y enfrentamientos entre clanes y señores de la guerra en uno de los conflictos más virulentos de África. En el año 2000, durante una conferencia en Yibuti, Abdulkassim Salat Hassan, fue nombrado presidente y cuyo mandato será recordado por no conseguir las expectativas de reunificar el país.

No sería hasta 2012, cuando Somalia gozaría por primera vez de un gobierno reconocido internacionalmente y con un parlamento formal ausente durante las décadas anteriores. Sin embargo, más de veinte años de guerra civil, el agudizamiento cada vez mayor de la pobreza y una de las tasas de violencia más extremas del mundo, propiciaron el surgimiento de grupos armados con la yihad como discurso fundamentalista.

De esos grupos partidarios imponer la sharía (ley islámica) surgiría Al-Shabab en 2005 como ramificación armada de la ya desaparecida Unión de Tribunales Islámicos.

COMUNIDAD INTERNACIONAL

En abril de 2012, las Naciones Unidas ponen en marcha la Misión ONUSOM con la finalidad de hacer frente a la grave situación que vive la población somalí. Ante la imposibilidad de hacer efectiva la llegada de ayuda humanitaria a la región y con el elevado número de bajas de cascos azules paquistanís desplegados en la zona, la misión se establece como de “imposición de la paz”. A efectos prácticos, esta categoría autoriza a las tropas el uso de la fuerza armada en los casos de riesgo para la población civil. Black-Hawk-Down-001

En este marco, Estados Unidos aprueba la Operación “Restore Hope” en octubre de 1993, cuyas pésimas consecuencias son de todos conocidas por la película “Black Hawk Down”. Dos años más tarde, el presidente Clinton, ordena la retirada de soldados norteamericanos de Somalia, algo que secundó las Naciones Unidas retirando del terreno a 8 mil efectivos y señalando el fin de la ONUSOM.  En este punto, el país se sumerge en un auténtico caos de descontrol y violencia.

EL FUTURO SOMALÍ

El futuro de la región está en el punto de mira internacional no solo por la necesidad de ayuda humanitaria a la zona si no también por el, cada vez más afincado, asentamiento de grupos terroristas en la región.

Yemen, se encuentra en una situación complicada debido a los territorios dentro de sus fronteras controlados por Al-Qaida en la Península Arábiga así como por Ansar al-Sharía. Por su parte, Al-Shabab, controla grandes extensiones de terreno en el centro y sur de Somalia y expande sus tentáculos en países vecinos como Kenia, tal y como la pasada semana se demostró cuando 147 personas perdieron la vida por profesar la “religión equivocada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *