El primer genocidio del S.XX

JUAN TURANZA

Esta semana se conmemora el primer centenario del denominado “genocidio armenio”. Un crimen, calificado de lesa humanidad, ensombrecido y olvidado debido a otros que le sucedieron como el sufrido por el pueblo judío a manos del nazismo.

Entre 1915 y 1916, decenas de miles de armenios fueron sacados de sus hogares y deportados por el Imperio Otomano desde la región de Anatolia orientas hasta el desierto sirio. Acusados de colaborar con Rusia, enemiga férrea del Imperio, fueron sometidos a la crudeza del desierto. La mayoría de ellos perecieron a causa de la desnutrición, enfermedades o directamente fueron asesinados. La Asociación Internacional de Investigación sobre Genocidio cifra el número de muertos en torno al millón y medio de personas. bergen belsen

Con la IGM en pleno apogeo, el movimiento de Jóvenes Turcos, posteriormente denominados Comité de Unidad y Progreso, se unión a Alemania en contra del avance de los Aliados. En este contexto, el pueblo armenio fue expuesto por la propaganda turca como lacayos al servicio de Rusia por lo que el exterminio de los mismos estaba justificado en pos del panturquismo.

Más de 20 países reconocen las atrocidades de 1915 como genocidio entre ellos Bélgica, Francia o Argentina, así como instancias internacionales como el Parlamento Europeo o la Sub-Comisión de las Naciones Unidas para la Prevención de Discriminación y Protección de Minorías. No obstante, países con gran peso internacional como EEUU, Israel o la propia Turquía se niegan a utilizar este calificativo utilizando el término “matanza” como sustitutivo.

Las pretensiones turcas para acceder como miembro a la Unión Europeas son ya alto conocidas al igual que las negativas del bloque europeo para su adhesión. No obstante, su no implicación en organismos europeos no es del todo completa. De hecho, Ankara es miembro de la Organización para la Seguridad  la Cooperación en Europa (OSCU) y pertenece a otros organismos europeos del ámbito deportivo como la UEFA permitiendo a sus equipos participar en competiciones europeas.

Aunque desde la UE se ha reafirmado que el “no reconocimiento por parte de Turquía de los hechos acontecidos entre 1915 y 1916 como genocidio no es motivo para negar su unión al grupo”, desde luego tampoco parece que favorezca esta pretensión.

Parece ser, que tras un siglo de tecnicismos y eufemismos los muertos armenios siguen pesando sobre el heredero del Imperio Otomano responsable del denominado “primer genocidios del S.XX”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *