A la caza del homosexual

JUAN TURANZA

El Estado Islámico sigue sorprendiendo al mundo por la crueldad y la frialdad con la que llevan a cabo sus ejecuciones. Esta semana, de nuevo los homosexuales han sido objeto de sus métodos más crueles. En esta ocasión, los verdugos abrazaban a sus víctimas antes de lapidarlas demostrando que ellos no son responsables de sus muertes y que solo mediante este método: “los condenados conseguirán la expiración de sus pecados  y el perdón de Dios”.

Bajo estas palabras, casi parece un acto de misericordia para con el condenado que un asesinato. 0012522063

No es la primera vez que el Estado Islámico detiene y ejecuta a personas acusadas de “realizar actos indecentes con otra persona del mismo sexo”. A mediados de mes, un hombre con los ojos vendados fue obligado a caminar por un campo de la ciudad de Homs, a 162 kilómetros al oeste de Damasco, mientras sus perseguidores le arrojaban piedras hasta matarlo.  El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos no quiso hacer público el nombre de la víctima al igual que se desconoce si fue juzgado por un tribunal islámico antes de la lapidación.

En los tres primeros meses de 2015, varios han sido los vídeos publicados por el propio Estado Islámico en sus redes sociales lanzando a hombres desde azoteas de edificios debido a la misma causa. IMG_20150224_124643_resizedEn estos casos, el acusado es conducido al nivel superior del inmueble y lanzado al vacío en medio de una multitud enfervorecida que se acumula en busca del final ya por todos conocidos. En marzo, cuatro jóvenes fueron degollados en Mosul acusados igualmente de cometer actos homosexuales.

No hay datos fiables en torno a cuantos hombres han encontrado la muerte a causa de este “delito”, pero si queda constancia de la brutalidad con las que las ejecuciones son llevadas a cabo. Para ello, el sistema de propagando con el que el EI cuenta se encarga de hacer públicas las imágenes en sus cuentas de Twitter o en los propios foros y blogs yihadistas.

Grupos clandestinos como Being Slaughtered Slintly o Al Hayat Media Centre, trabajan insertos en la red propagandística del grupo yihadista para hacer públicas las atrocidades cometidas por el EI.

Con sus publicaciones queda claro que la etnia o la religión no son solo las directrices por las que miden tus acciones. La condición sexual resulta igual de condenatoria y coloca a todos los homosexuales en el punto de mira en aquellas zonas controladas por los cazadores del islamismo radical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *