El eslabón kurdo

JUAN TURANZA

Con el auge y la proliferación territorial del Estado Islámico en países como Iraq, la presencia  del pueblo kurdo, en especial sus fuerzas armadas, han entrado en el panorama geopolítico internacional de manera considerable.  Ayer, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos publicaba la toma de la localidad de Suluk, al norte de la provincia siria de Al Raqa, por parte de las milicias kurdas, lo que supone el control de uno de los bastones sirios del Estado Islámico.

Pero, ¿quién es realmente el pueblo kurdo y cuáles son sus aspiraciones?

Descendientes de los antiguos medos, los kurdos nunca han poseído un estado propio salvo el que dio lugar al Imperio Medo en el 162 a.C. Actualmente, se estima que la población kurda mundial se sitúa en torno a 30 millones de personas repartidos principalmente en Turquía (15 mill), Irán (8 mill), Iraq (5 mill) y Siria (1 mill). poblacion-kurda-600x483Alcanza índices poblacionales importantes en estados como Turquía donde suponen el 20% de la población total del país o el 25% en Iraq. Los kurdos no son de origen árabe aunque si han sido islamizados. La mayoría de ellos, procesan la confesionalidad musulmana sunní.

Sus aspiraciones de poseer un estado propio se remontan a finales del S.XIX con la caída del Imperio Otomano, pero tanto Iraq, Siria y especialmente Turquía se han opuesto a esta idea. La Turquía moderna de Kemal Atartuk, tiró por tierra las aspiraciones de un estado kurdo que se habían despertado con la firma del Tratado de Sèvres en 1920 tras la I Guerra Mundial.

Los enfrentamientos entre el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán, de corte nacionalista) y el ejército turco o el iraquí de Sadam Hussein, han provocado miles de muertos en las últimas décadas.

Los territorios kurdos se caracterizan por ser importantes reservas petrolíferas, abarcando el 20% de la producción total iraní, el 74% de la iraquí y casi el 100% de las extracciones de crudo sirio. De ahí, que las negativas por parte de estas naciones de otorgar a los kurdos un estado propio responden principalmente a políticas económicas más allá de las ideológicas.

Aunque en la actualidad la lucha del pueblo kurdo es muy distinta a la de años anteriores. Con la irrupción en la región del Estado Islámico, su principal aspiración es la propia supervivencia. Un ejemplo de ello es la ciudad siria de Kobani, donde desde hace dos años se mantiene en disputa entre ambas fracciones. Kobane-Siria-Fuerzas_Kurdas_LNCIMA20150128_0132_5 En noviembre de 2014, 153 menores kurdos fueron secuestrados y  torturados por el EI en esta localidad. En febrero de 2015 las tropas kurdas retomaron el control de la ciudad aunque actualmente los enfrentamientos por su control se suceden.

Parece que ahora, las naciones vecinas ven con buenos ojos la presencia de milicias kurdas en la región como un eslabón fundamental en la lucha contra el terrorismo internacional. Lo que sí parece claro, es que la lucha kurda por un estado propio, ha sido solapada por una la lucha mayor, la de sobrevivir frente a las banderas negras del Estado Islámico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *