Lo que trae el 2016

JUAN TURANZA

La primera mujer en la Casa Blanca.

El 8 de noviembre, cien millones de norteamericanos están llamados a las urnas. Aunque el año electoral no ha hecho más que comenzar, todo apunta a que la disputa por la Casa Blanca se llevará a cabo entre Donald Trump, por parte del Partido Republicano y Hillary Clinton por el bando Demócrata.

wpid-2016-01-13-18.51.41.png.png El magnate inmobiliario y showman  de televisión no deja lugar a duda sobre el segmento poblacional al que desea movilizar: familias blancas que busquen reconquistar, lo que ellos determinan, “la grandeza de América”. Para ello, no vacila a la hora de utilizar discursos xenófobos asegurando, en el anuncio de su candidatura, que México envía al norte a “violadores” y “criminales” que no quieren en su país. Estas, junto a muchas otras declaraciones hace que el voto latino apunte hacia Clinton la cual se asegura de esta forma un sector poblacional que llegó a alcanzar el 18% de los votantes en las elecciones de 2012.

Sumado al atractivo histórico de colocar en la presidencia del país con más influencia mundial por primera vez a una mujer, ya ocurrió con el primer presidente de color hace ocho años, Hillary Clinton se perfila como la candidata con más posibilidades de convertirse en la primera mujer presidenta de los Estados Unidos.

Continuación de la ola de refugiados.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, cifró la llegada de refugiados y migrantes el pasado año en 1 millón. La mayoría de ellos lo hicieron a través del Mediterráneo huyendo de los conflictos que azotaban sus países de origen, en especial, Siria y Afganistán. wpid-organizacion-internacional-migraciociones-oim-mediterraneo_ediima20150731_0689_23.jpg

A día de hoy, las Naciones Unidas, la Unión Europea y la OTAN siguen sin tener un plan firme para acabar con dichos conflictos por lo que, se espera, en 2016 los enfrentamientos contra el Estado Silámico en Irak y Siria y contra los Talibán en Afganitán sigan siendo una constante.

De todo ello esto emana, que el número de personas en busca de una vida segura en costas europeas siga aumentando exponencialmente. A ellos abría que sumar los provenientes de otros países africanos en continuo conflicto como Yemen, Nigeria y la cada vez más inestable Sudán del Sur.

Todo parece indicar, que lo sucedido en 2015 no es más que un pequeño anticipo de lo que queda por venir en los próximos 12 meses.

Disturbios en Europa.

wpid-francia.jpg Como consecuencia inmediata de lo anterior, Europa se va a ver colapsada por miles de personas provenientes de otros países, otras culturas y completamente desamparadas. La Unión Europea hasta hoy se ha visto incapaz de dar una respuesta ante la demanda masiva de asilo. Países como España, a penas ha recibido un 1,1% de los refugiados que firmó acoger en nuestras fronteras y es solo un ejemplo más ya que ningún país miembro ha cumplido con el objetivo marcado.

Lo que parece cada vez más seguro, es que ante la falta de implantación de medidas efectivas, los guetos y la marginalidad social será el pan de cada día de los llegados a Europa lo que desencadenará continuas movilizaciones y enfrentamientos con la autoridad local. A medida que estas movilizaciones tomen forma, se incrementarán sus homólogas por parte de aquellos grupos nacionalistas que vean en los acogidos una amenaza contra la nación. Solo hará falta un pequeño detonante para que la chispa del odio se encienda, la cual será muy difícil de apagar.

Aislamiento de China.

El 2016 empieza de la peor manera que podría haberlo hecho para la economía China. Con el cierre, hasta en dos ocasiones, de la bolsa china antes de tiempo para evitar que las pérdidas siguieran aumentando, el receso económico chino es ya un hecho. Ahora, los analistas internacionales se afanan en calcular hasta que punto puede verse contagiada la economía mundial. wpid-screenshot_2016-01-13-19-02-24-1.png

El crecimiento de la gran potencia ha sido algo exponencial en los últimos años así como su dominio territorial y comercial en zonas como el mar del Sur de China. Ante este hecho y como contra peso, doce países con EEUU a la cabeza cerraron el Tratado de Asociación Transpacífico (TTP), el más ambicioso de la historia y que pasará a controlar el 40% de la economía mundial. Estratégicamente, supone un intento por aislar el comercio chino en pos de una mayor competencia entre los países de la región así como de los sectores de gran peso en la economía americana como por ejemplo el sector farmaceútico o el automovilístico.

Militarmente, la aprobación por parte de Pekín de participar en la coalición internacional contra Daesh pero desde el bando de su aliado ruso, deja clara su postura ante el mayor desafío del conflicto, la aprobación de una política en común entre occidente y Moscú para vislumbrar el futuro de Damasco.

Conflicto Afganistán.

wpid-maulvirnazir-pa.jpg Tras 14 años desde que los talibán perdieran el poder en Afganistán tras la invasión norteamericana de 2001 y tras cientos de miles de millones de dólares invertidos en la región la amenaza del grupo armado sigue siendo hoy una realidad. En actual gobierno de Ashraf Ghani, al igual que le ocurriera a su predecesor Hamid Karzai, no controla más allá de la capital afgana, Kabul. El resto, se encuentra en manos de señores de la guerra o de insurgente por lo que los choques dentro del país siguen siendo una constante.

Con la retirada progresiva de las fuerzas de seguridad internacionales el número de ataque y enfrentamientos se ha multiplicado alcanzando datos de 2001. El pasado año, según datos de Naciones Unidas, 1.592 personas fallecieron en enfrentamientos, mientras que 3.3329 resultaron heridas.

Si bien el grupo terrorista no se encuentra en su mejor momento por su división interna tras la muerte de su líder el Mulá Omar y su actual lucha de poder en la región contra Daesh quién aspira a incluir parte de su territorio de el “califato”, los Talibán no parecen disponer de atractivos suficientes para dejar las armas, tal y como se ha demostrado en las reuniones de paz realizadas con sus líderes.

Las potencias internacionales, se plantean replantear su política en el país y prolongar la presencia de tropas internacionales dentro de las fronteras afganas. Lo que si parece seguro, es que el conflicto afgano lejos de desaparecer, resurge de sus cenizas si es que alguna vez se llegaron a apagar sus llamas.

Atentados en occidente.

El pasado año pasó a la historia como uno de los más cruentos en cuanto a atentados en occidentes ser refiere. Imágenes de explosiones y kalashnikovs usados por terroristas en nombre de Estado Islámico por las calles de las principales capitales europeas fueron una constante en todos los telediarios.

En el siglo XXI hemos descubierto un nuevo método de hacer la guerra, es lo que los especialistas califican como: conflicto asimétrico. La naturaleza de este nuevo modelo reside en que los campos de combates han desaparecido, ya no se pelea en las trincheras y los combatientes no se encuentran definidos. En este sentido, el propio conflicto puede librarse en la calle, en el mercado o en el restaurante de cualquier ciudad. Y el combatiente puede ser aquella personas que compra el periódico cada mañana o desayuna su café en la cafetería de todos los días con un arma bajo su ropa occidental.

La idea que hay que extrapolar es que lo que en occidente se considera un acto de la peor humanidad, para los terroristas que los llevan a cabo es considerado un acto de guerra lícito. Y en sus mentes de criminales no existen civiles ni inocentes. Ante este hecho y la facilidad con la que internet puede mover cualquier tipo de propaganda a nivel mundial, la erradicación de cada célula yihadista es una labor altamente complicada para los servicios de inteligencia de cualquier país. Esta propaganda asesina sumada a la continuidad de los conflictos en países árabes sumada a una desvirtuarlización radical de la religión conllevará el surgimiento de aquellos que buscan el paraíso sembrando el infierno en la tierra.

Imagen: Hillary Clinton Refugiados Disturbios China Talibán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *