El testamento de Osama Ben Laden

JUAN TURANZA

“Por la gracia de Dios, rezo y saludo al mensajero de Dios, el Profeta Muhammad, a todos sus parientes, sus seguidores y aquellos que se alían con él”, de esta manera Osama Ben Laden saluda a su padre en la que hubiera sido la última comunicación del terrorista más buscado de todos los tiempos, su testamento.

Esta semana la Oficina del Director General de Inteligencia de EE.UU, ha hecho público un total de 113 documentos requisados en la guarida en la que Ben Laden se escondía y en la que fue abatido por los Navy Seals estadounidense en mayo de 2011.

Fragmento del testamento de OBL desclasificado por el DNI norteamericano
Fragmento del testamento de OBL desclasificado por el DNI norteamericano

Según se emana de los documentos, Ben Laden desde su última residencia en la localidad paquistaní de Abbottabad, sentía la presión de las fuerzas internacionales cada vez más intensa llevándolo casi a la paranoia.

Entre otras precauciones el líder de Al Qaida prohibió a aquellos que vivían con él a salir al exterior de la vivienda excepto en los días muy nublosos para de esa manera no ser vistos por los posibles aviones no tripulados que sobrevolaran la zona. En referencia al pago de un rescate para la liberación de un rehén en manos de Al Qaida en Afganistán, Bin Laden exhortaba a los secuestradores a deshacerse del maletín en el que se realizara el pago por si contenía sistemas de seguimiento. Y es que su obsesión ante la posibilidad de ser localizado lo llevó al límite de temer un implante dental que su esposa se hizo poner en Irán y en el cual, según sospechaba el terrorista, podrían haberle colocado un chip de rastreo.

Su eliminación se produjo apenas cuatro meses antes del décimo aniversario del 11-S, un aniversario que Ben Laden y sus seguidores pensaban conmemorar con una serie de atentados en Norteamérica, sede, según el terrorista, de los enemigos del Islam: “Desde América se han declarado como “cruzados” en la guerra contra el Islam y los musulmanes, los ídolos árabes comienzan a ofrecer sus sacrificios como lealtad y obediencia encubierto y abiertamente y utilizarán sus armas para la lucha del credo verdadero, el levantamiento de la bandera del monoteísmo para conducirlos al camino de la religión de Dios y rescatar a la Nación el Islam de la humillación y la vergüenza”.

Su labor de financiador de operaciones terroristas era algo que Bin Laden no quería finalizar con su posible muerte, por ello recogió en su testamento el reparto de su fortuna estimada en 29 millones de dólares resguardada en Sudán. De esta cantidad, el 2% debía recaer en dos de sus mayores colaboradores, el miliciano Mahfuz Ould al Walid y el ingeniero Abu Ibrahim al Iraqi Saad. El resto, Osama Ben Liden ordenaba a su familia seguir financiando las operaciones terroristas de Al Qaida a nivel internacional.

Los documentos desclasificados pertenecen a una serie de los miles de archivos, tanto en papel como informáticos, que fueron recogidos por las fuerzas especiales encargadas en su guarida pakistaní fechado desde 2009 a 2011 y que desde mayo de 2015 comienzan a ver la luz.

Más información: Más información

Imagen: Portada Testamento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *