La vara que mide al verdugo

JUAN TURANZA

Mientras el mundo clava sus ojos en la locura impuesta por el Estado Islámico en los territorios bajo su control en Iraq y Siria, el radicalismo islámico permanece estático en otras naciones donde las imposiciones se disfrazan de lujo y petróleo.

Al igual que el catolicismo u otras religiones, el islam se divide en diferentes ramas a tenor de los matices con los que se profese su fe. Una de estas ramas es el wahabismo iniciada por Muhammad ibn Abd al Wahhab, quien viendo una decadencia en sus hermanos musulmanes remitió a los preceptos más ortodoxos del islam y cuya influencia se propagó y radicalizó rápidamente por la actual Arabia Saudí.

En la actualidad, el país saudita se encuentra bajo lupa de las Naciones Unidas por su continua violación de los derechos humanos bajo el amparo de la dinastía de Salmán bin Abdulaziz y de su predecesor Abdalá bin Abdelaziz fallecido en enero de 2015.

El año 2016 comenzaba con la ejecución masiva por parte de Riad de 47 presos acusados de terrorismo entre los que se encontraban el jeque reformista chií Nimr al Nimr. Esto desató una ola de condenas internacionales así como un conflicto diplomático con Irán, potencia chií en Oriente Medio.

Esta ejecución sumaria supuso una situación incómoda para Zarzuela ya que el rey de España, Felipe vi, se disponía a visitar el país saudí un mes después de que se produjeran. El viaje fue cancelado por motivos obvios, y si bien por un lado las relaciones comerciales entre ambas naciones siguieron creciendo, de cara a la galería el gobierno español se posicionaba en contra de la actuación de Riad: “Por otra parte, España […] reitera su firme e inequívoca oposición de principio a la pena de muerte en todo lugar y circunstancia.”

Ejecución pública en Arabia Saudí
Ejecución pública en Arabia Saudí

Y es que a veces no resulta cómodo tener como socio un régimen en el que a las mujeres se les prohíbe conducir y su sistema de tutela la empuja a necesitar de permiso masculino para desarrollar todas la actividades de su vida cotidiana. En cuanto a la libertad de prensa la cosa no pinta mucho mejor, Reporteros Sin Fronteras sitúa a Arabia Saudí en el número 164 de una lista de 180, muy por detrás de países como Irak o Pakistán.

Un documental emitido por el canal televisivo ITV, nos muestra esa otra cara que se esconde tras el lujo de sus dirigentes, un país donde la pobreza extrema se encuentra tremendamente arraigada y las ejecuciones públicas están a la orden del día. No obstante, estas decapitaciones en plazas públicas no son publicadas en occidente ya que este tipo de barbaries solo pueden ser realizadas por terroristas y no por nuestros aliados comerciales.

 

ESPAÑA ALIADO COMERCIAL DE ARABIA SAUDI

En la web de Ministerio de Economía y Competitividad del gobierno español podemos acceder al informe sobre comercio exterior publicado en diciembre de 2015. En él se detalla todas y cada una de las importaciones e importaciones que España ha realizado el pasado año. Este informe señala: “Las exportaciones a Oriente Medio (4,0% del total) se expandieron un 17,0% interanual debido fundamentalmente a las mayores ventas a Arabia Saudí (contribución de 0,3 puntos), de aeronaves, hierro y acero, y maquinaria de uso general”.

Arabia Saudí se postula como uno de nuestros mejores compradores en sectores como el de Defensa en el que el primer semestre del pasado año se batieron récord de facturación debido a los 447,6 millones de euros que España ingresó vendiendo armamento a la dinastía wahabita saudí. Prácticamente, esta suma se alcanza por la venta de dos aviones de reabastecimiento en vuelo MRTT, fabricados por Airbus en su factoría de Getafe a partir del A330-200 así como otros materiales y piezas de carácter militar.

Casi la totalidad del material vendido a Riad es producido por la empresa Airbus especializada aeronaves militares.

Ranking de los mayores exportadores de armamento mundial. SIPRI.
Ranking de los mayores exportadores de armamento mundial. SIPRI.

 El próximo encargo para esta empresa, pulmón económico español, por parte de Arabia Saudí se basa en cuatro aeronaves para transporte táctico C295W, alimentando de este modo el poder militar de la dictadura wahabita algo digno de orgullo para la multinacional: “Nos sentimos muy orgullosos de que el C295W se una al avión cisterna y de transporte multimisión A330 MRTT y a los aviones de transporte CN235 de Airbus, encargados previamente por Arabia Saudí. Valoramos enormemente que una nación con una amplia experiencia en la operación de aviones militares en las condiciones propias del desierto deposite su confianza en el C295W”.

 Lógicamente para la corporación es un orgullo esta relaciones comerciales con la dictadura toda vez que siga asegurándole su séptimo puesto como el mayor fabricante de armamento mundial tal y como publica el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

Las dobles varas de medir occidentales se siguen fabricando al mismo ritmo que aumentan sus exportaciones internacionales. El dinero con el que un verdugo compra su herramienta de trabajo es invertido en neutralizar a otro verdugo, discípulo a su vez de este primero. De Riad hasta Bagdag, previo paso por Madrid, los dólares teñidos de sangre y petróleo mantendrán el estatus quo de la moralidad occidental.

Más información: Gobierno de España Airbus RSF

 Imagen:   Verdugo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *