Los muros de Trump

JUAN TURANZA

Las primarias en Estados Unidos siguen su rumbo y tras cada estado en el que se desarrollan y tras cada votación que se lleva a cabo, parece más claro que las cabezas visibles de ambos partidos serán Hillary Clinton en el bando demócrata y Donald Trump en el republicano.

Si bien el otro gran candidato demócrata, Bernie Sanders, cogió impulso en los primeros compases, Clinton se afianza cada vez más como la favorita para llegar como ganadora al congreso del partido el 14 de julio en el Distrito de Columbia de donde surgirá el candidato demócrata a las presidenciales.

"Ted y Kasich van a confabular para que no consiga la nominación republicana. ¡DESESPERACIÓN!"

 En el bando republicano, la victoria de Trump parece tan clara que dos de sus competidores, Ted Cruz y John Kasich, han unido sus fuerzas para intentar frenar al magnate de las finanzas. Una unión a la que Trump ha calificado como una maniobra de “desesperación”.

Desde luego, los recelos dentro del propio partido republicano tienen una fuerte base ya que todas las encuestas sitúan a los demócratas en la Casa Blanca en unas hipotéticas elecciones Clinton Vs Trump.

Estados Unidos, aún lejos de ser el líder mundial que fue en la última década del siglo pasado y principios de este, sigue siendo uno de los pilares políticos y económicos mundiales por antonomasia. Un presidente racista, homófobo y beligerante (demasiado hasta para ser norteamericano), llevaría a la gran potencia norteamericana a un aislamiento político internacional sin precedentes. Algo que no están dispuesto a asumir ni en el propio seno del partido republicano.

La pregunta para sus compañeros de partido es obvia: ¿cómo me quito de en medio a una persona que supera todas las expectativas sin eliminar el sentido democrático innato de unas elecciones?  La alianza entre Cruz y Kasich parece que no va a ser suficiente por lo que un hecho de gran magnitud que obligara a Trump a retirarse de la carrera política sería poco más que un milagro. O posiblemente vean como opción menos perjudicial presentar a Trump para las presidenciales a sabiendas que la victoria recaerá sobre el bando demócrata.

Uno de las principales promesas de Donald Trump durante toda la campaña ha sido la construcción de un enorme muro que separe EE.UU de México. Si finalmente consigue sentarse en el Despacho Oval, Trump tendrá su muro, solo que este se emergerá a ambos lados de su nación recorriendo los océanos Atlántico y Pacífico ensombreciendo la conocida como “tierra de la libertad”.

Imagen: Portada   Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *