Los grandes retos mundiales para 2018

JUAN TURANZA

 

Israel – Palestina

Desde que a principios del mes de septiembre el presidente norteamericano Donald Trump hiciera unas declaraciones reconociendo Jerusalén como la capital de Israel, la volátil concordia en la región ha vuelto a saltar por los aires.

La posición bélica israelí, escudada en su más fehaciente amigo EEUU, es completamente cíclica desde el pasado siglo. Cada cinco o seis años el gobierno de Israel busca desestabilizar toda esa zona de Oriente Medio para afianzar su poder y redefinir de nuevo sus fronteras.

Evitar de nuevo el surgimiento del conflicto más antiguo del mundo es una tarea harto compleja para una sociedad internacional, que si bien reconoce el sufrimiento palestino frente a los micrófonos, niega toda injerencia en el mismo para no contradecir al país cabeza de la OTAN.

 

Terrorismo islámico

De nuevo, el pasado año quedará en la historia por los consecutivos atentados sufridos en América, Europa, África y Asia. Miles de fallecidos a causa de la barbarie cometida por los caudillos de grupos como ISIS o Al Qaida, entre otros.

Con Estado Islámico cada vez más acorralado en sus territorios de origen, Iraq y Siria, en 2018 veremos si esta agonía del verdugo es definitiva y, lo que es más complejo aún, cómo van a evolucionar todos aquellos impregnados de la propaganda y enseñanzas atroces recibidas por estos fanáticos una vez vuelvan a sus casas tras años de voraz guerra.

 

BREXIT

La salida del Reino Unido del club de los 28 deja a día de hoy más incógnitas que certezas. Desde Europa se mantiene la postura de que las negociaciones por parte de ambas partes no deben prolongarse más allá de octubre de 2018, por lo que nos espera meses de búsqueda incesante de acuerdos.

El primero de ellos, nace en la premisa europea de cerrar el divorcio entre Gran Bretaña y Europa, para luego comenzar a tratar asuntos como la situación de migrantes europeos en Reino Unido o las nuevas normas fronterizas.

Todo ello bajo la intención de Escocia de llevar a cabo de nuevo un referéndum para independizarse del reino ya que, afirman, cuando votaron permanecer en el bloque británico lo hicieron siendo miembros de la Unión Europea hecho que, evidentemente, ha cambiado.

 

Genocidio Rohingya

Posiblemente la mayor matanza del S.XXI contra una determinada etnia. Ocurre cada día en Birmania, sin importar la edad o el sexo, miles de miembros de la comunidad rohingya son perseguidos, expulsados de sus casas y asesinados. Los muertos ascienden a medio centenar. Y cerca de 500 mil han tenido que abandonar sus casas buscando refugio en la cercana Bangladesh.

Tras la independencia de Birmania y el posterior paso al poder del ejército birmano, la negación de reconocimiento hacia los rohingya como una de las 135 etnias que habitan en el país ha sido una constante. No se les permite la obtención de tarjeta de residencia, se le controla la natalidad (solo un hijo por unión) y se les veta todo derecho.

Todo ello, sumado al auge islamófobo en la región, ha llevado a la búsqueda de la exterminación de este pueblo por parte de las autoridades birmanas, las cuales se muestran impunes ya que sus dos grandes alianzas residen en China y Moscú le sirven de escudo antes el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Es por ello que si bien la ONU ha dictaminado el envío de observadores internacionales, Birmania ha denegado sus permisos para entrar en el país sin que por ello al gobierno de Myanmar se le haya pedido más explicaciones.

 

Corea del Norte

La tensión entre Corea del Norte y Estados Unidos se perfila como uno de los grandes desafíos para la comunidad internacional en el nuevo año.

Desde Pionyang se suceden las pruebas balísticas señalando que no solo poseen misiles de largo alcance capaces de impactar en cualquier punto de Norteamérica, sino también hacen gala de su capacidad nuclear.

En Europa estas afirmaciones no pasan para nada inadvertidas ya que se encuentran en el centro de una hipotética guerra Pionyang – Washington. Afanarse en posicionar ideas entre ambas potencias parece algo casi imposible, toda vez que la diplomacia estadounidense queda constantemente sepultada bajo las palabras de su propio presidente, Donald Trump.

 

 Guerra de Yemen

La guerra eterna. Desde las revueltas populares en el mundo árabe y su proyección en territorio yemení, la desestabilización del país ha ido incrementándose de manera exponencial.

En agosto de 2017 la ONU cifraba en 10 mil los muertos en la guerra civil que asola el país que ha dejado a millones de personas sin hogar y dos tercios de su población dentro de los parámetros internacionales de hambruna.

Se trata de una guerra civil cuyos implicados se extienden por toda la geografía mundial ya que en ella participan países como Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Egipto y Jordania, Estados Unidos, Reino Unido, Francia y, en el lado opuesto, Irán.

Sin duda 2018 volverá a ser un año convulso donde los focos estarán apuntando a zonas repartidas por todo el mundo. Doce meses en los que cerrar viejas heridas se antoja difícil y las balas seguirán silbando sobre las cabezas de aquellos que buscan refugio allí dónde su habitantes sonríen al son de la recuperación económica de su globalizada y excluyente sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *